Yoga para embarazadas

Yoga para embarazadas

Durante el embarazo, muchas mujeres se preguntan si es seguro continuar haciendo ejercicio. Incluso algunas se cuestionan si quizás deberían de intentar mantenerse activas o realizar ejercicios que les ayuden a pasar esta etapa mejor, para evitar ciertas molestias y obteniendo beneficios para la mamá y  el bebé. El yoga para embarazadas es uno de los ejercicios más adecuados para realizar durante el embarazo. Por eso en esta ocasión te hablaremos de los beneficios, contraindicaciones, precauciones y otros detalles de practicar yoga cuando estés embarazada.

¿Qué tipo de yoga puede hacer una embarazada?

Lo mejor para el embarazo es el hatha yoga o el yoga prenatal, que ofrece posturas seguras, adaptadas para el embarazo. Habrá que evitar clases de yoga que se practiquen con altas temperaturas, como el Bikram yoga.

Beneficios del yoga durante el embarazo

Existen varios motivos por los que el yoga es uno de los ejercicios que más se recomienda para las embarazadas. Además de ser una actividad física de bajo impacto, diversos estudios prueban que éste ofrece múltiples beneficios, tanto para la madre como para el bebé.

Un estudio afirma que el yoga es el mejor ejercicio para el embarazo, ya que es más efectivo que caminar o realizar ejercicios de clases prenatales, y que puede ser realizado con seguridad en mujeres que padecen depresión.

También está comprobado que puede ayudar a reducir síntomas depresivos durante el embarazo, especialmente cuando se acompañan los ejercicios de posturas con meditación y relajación profunda, lo que lo hace ideal para quienes padecen depresión o ansiedad.

Otro beneficio de practicar yoga durante el embarazo, es que ayuda a reducir el estrés y aumenta la función inmunológica, de acuerdo con un estudio en el que mujeres embarazadas lo practicaron de la semana 16 a la 36, asistiendo a clases de 70 minutos, dos veces por semana.

Además, no sólo ayuda durante el embarazo, sino que además te prepara para el parto, ya que otro estudio comprobó que ayuda a reducir el dolor durante el parto e incluso podría ayudar a reducir la probabilidad de tener cesárea.

Otros beneficios del yoga durante el embarazo son:

  • Disminuye el dolor de espalda al mejorar la postura corporal.
  • Ayuda a dormir mejor, ya que es una actividad relajante que reduce la sensación de fatiga y el estrés.
  • Formas una conexión aún más fuerte con tu bebé, al hacer que te enfoques en tu respiración y haciéndote más consciente de tu cuerpo.
Yoga para embarazadas

Yoga para embarazadas

¿Cuándo se puede empezar a hacer yoga para embarazadas?

El yoga es una actividad adecuada para las mujeres embarazadas durante todo el embarazo. El instructor especialista aconsejará y adaptará los ejercicios adecuados a cada trimestre de la gestación. Antes de practicar yoga en el embarazo, se recomienda consultarlo con el ginecólogo y hacerlo siempre supervisado por un especialista.

Asistir a clases de yoga prenatal puede ser muy beneficioso. Si la mujer ya practicaba esta actividad antes de quedar embarazada, no tiene por qué interrumpirla. No obstante, ha de informar a su instructor que está embarazada, para que adapte los ejercicios a su estado o le muestre una clase especial para embarazadas.

Si nunca has practicado yoga, el embarazo puede ser un buen momento para comenzar esta actividad debido a los numerosos beneficios que aporta. El yoga prenatal promueve el buen desarrollo físico y psicológico de la mujer durante el embarazo, le ayuda a relajarse a través de la respiración, a conectar con su cuerpo y a aceptar los cambios fisiológicos y emocionales a los que se enfrenta.

Las mujeres embarazadas pueden comenzar a asistir a clases de yoga prenatal en cualquier momento de su embarazo. Los ejercicios variarán en función de la fase de la gestación en la que se encuentren.

Hayas o no practicado yoga antes de tu embarazo, lo ideal es que acudas a una clase de yoga prenatal con un instructor certificado, ya que ellos están capacitados para saber cuáles posturas son seguras. Además, durante la clase te enseñarán a respirar de manera correcta, lo que te ayudará a relajarte y enfocarte mejor, así como para mejorar tu respiración, que te será muy útil en el momento en que tengas las contracciones durante el parto.

Yoga para embarazadas

Posturas de yoga para el tercer trimestre

En estos últimos tres meses del embarazo, se puede enfocar en posturas que ayuden a continuar abriendo el pecho, así como a destensar y hacer más flexible la pelvis. Estas son las asanas recomendadas para el tercer trimestre.

  • Malasana. Esta postura ayuda a abrir la cadera, así como a relajar y tonificar los músculos de la misma. Además, ayuda a fortalecer espalda y abdomen.
  • Sukhasana. Esta postura ayuda a estirar rodillas y tobillos, además de aumentar la flexibilidad de la cadera y la ingle, algo que será muy útil durante el parto. Además, ayuda a calmar la mente y relajarte.
  • Baddha Konasana o Postura del Zapatero, es otra postura clásica del yoga que ayuda a prepararnos para el parto.  Esta postura nos ayuda a estirar la parte interior de los muslos, dar flexibilidad a cadera y rodillas, mejorar la circulación y mejorar la postura.

Precauciones yoga para embarazadas

Es importante mencionar que antes de iniciar cualquier rutina de ejercicios o actividad física durante el embarazo, debes tomar ciertas precauciones. Siempre consúltalo con tu médico, para que te asegure que no existe ningún riesgo para ti o para tu bebé.

Aunque el yoga sea uno de los mejores ejercicios para practicar durante el embarazo, como con cualquier actividad física, hay ciertas cosas que debes evitar para practicarlo de manera segura. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Evitar los tipos de yoga que requieran mucho esfuerzo como ashtanga, especialmente si nunca has practicado yoga. Lo mejor para el embarazo es el hatha yoga o el yoga prenatal, que ofrece posturas seguras, adaptadas para el embarazo.
  • Evitar clases de yoga que se practiquen con altas temperaturas, como el Bikram yoga. En realidad, se debe evitar practicar cualquier tipo de actividad física si hace mucho calor o no se cuenta con ventilación adecuada.
  • Al hacer yoga, se deben evitar hacer ciertas posturas que compriman el vientre o que requieran mucho estiramiento de la zona abdominal, así como posturas que requieran que estés acostada sobre tu espalda. Las posturas invertidas tampoco son recomendables durante el embarazo.
  • Cada postura de yoga debe ser realizada con comodidad y sin forzar el cuerpo. Si no puedes hablar o te cuesta respirar bien mientras practicas una postura, te estás esforzando demasiado.

De igual manera, debes interrumpir el ejercicio si presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Hemorragia vaginal
  • Dificultad o esfuerzo para respirar antes de ejercitarte
  • Dolor de cabeza
  • Mareos, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas
  • Molestias en el pecho
  • Dolor abdominal
  • Contracciones
  • Reducción del movimiento fetal
  • Visión borrosa
  • Pérdida de líquido por la vagina

¡Si te pareció interesante te invitamos a seguir leyendo nuestras Guías y artículos sobre Terapias y Medicinas Alternativas! Encontrarás una amplia variedad de tratamientos y opciones para todo tipo de molestia o para el desarrollo de distintas habilidades.

terapias y medicinas alternativas

Te podría interesar

[lcmn_opinator_form][lcmn_opinator_list]